miércoles, 10 de febrero de 2010

COLONIAL

Y por fin parece que se cumplió.
No voy a caer en el error que seguro harán otros, para de esta forma presumir de sus aciertos, de analizar este valor.
Lo de Colonial es algo que supera casi lo metafísico, ser un "coloniano", como he leído en un blog es ser algo diferente a un inversor.
Y es verdad, todos los que llevamos sufrido este valor sabemos que de nada nos ha valido hacer conjeturas técnicas ni nada por el estilo, desde hace algún tiempo todo se basaba en la refinanciación. Y así fuimos vagando por el desierto, todos atrapados y poseídos por un extraño poder que nos empujaba a comprar colonial cada vez que teníamos una peseta, bueno un euro, a pesar, de que no nos correspondía y nos daba revés tras revés, poniendo a prueba nuestro corazón y nuestra paciencia. Muchos han sido los caídos en nuestro deambular, algunos presa del pánico malvendieron en aquellos guantazos que con regularidad nos daba en forma de bajadas vertiginosas y otros, cerraron posiciones simplemente por aburrimiento, porque colonial agota la paciencia.
¿Y ahora qué?.......Ahora parece que este dios malvado que llevamos adorando durante tanto tiempo, por fin se apiada de nosotros y tras nuestros 40 años de vagar por el desierto, por fin nos muestra Canaan, si nuestra tierra prometida de leche y miel, y lo hará en forma de refinanciación.
¿Donde irá el valor entonces? Eso no lo se, es más solo lo saben los mismos que nos hicieron vagar y nos torturaron, aquellos que aplazaron la refinanciación tanto y tanto tiempo, que se marcaron fechas que no cumplieron, esos que......
Y yo me pregunto ahora, ¿Podemos lanzar las campanas al vuelo? No se, quizas estoy demasiado escamado, o acostumbrado a los golpes colonianos, solo se que lanzaré las campanas cuando las plusvalías sean tan suculentas y jugosas que compensen todo el tiempo de sufrimiento, toda la tensión sujetando el dedo para no apretar el botón de venta, solo entonces,c uando el dinero repose en mi cuenta lanzaré no solo las campanas, sino el campanario.
Pero como todo no va a ser malo, felicitémonos y, que coño, disfrutemos.
Asi que enhorabuena a todos los que estamos en este barco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario